jueves, 31 de julio de 2014

Hoy en día se discute mucho sobre la calidad académica en las instituciones educativas, como también sobre la labor eficiente y de calidad por parte de los educadores en las mismas y esto es bastante cuestionado gracias a la influencia e imagen que los docentes tienen ante la sociedad. Socialmente un profesor es percibido, ante una buena mayoría, como un líder, alguien que sabe de todo y gusta al enseñar a los demás como también una persona de valores con un alto grado de empatía para con las personas. ¿Pero creo que algo se pasa por alto?, que la realidad nos muestra que lo anterior no es como se lee además de la labor del mal llamado “alumno”, es decir, el perfil o aspectos que el estudiante debe tomar en cuenta o poseer en la actualidad......



Para leer mas, clic en el vinculo de abajo:


Diseminando Conocimiento: Sobre el estudiante en el siglo XXI: Apuntes sobre enseñanza-aprendizaje By George Navas
Apuntes sobre enseñanza-aprendizaje
By George Navas

Hoy en día se discute mucho sobre la calidad académica en las instituciones educativas, como también sobre la labor eficiente y de calidad por parte de los educadores en las mismas y esto es bastante cuestionado gracias a la influencia e imagen que los docentes tienen ante la sociedad. Socialmente un profesor es percibido, ante una buena mayoría, como un líder, alguien que sabe de todo y gusta al enseñar a los demás como también una persona de valores con un alto grado de empatía para con las personas. ¿Pero creo que algo se pasa por alto?, que la realidad nos muestra que lo anterior no es como se lee además de la labor del mal llamado “alumno”, es decir, el perfil o aspectos que el estudiante debe tomar en cuenta o poseer en la actualidad.

Según Tijiboy (2011), un alumno es aquel que no posee luz propia (a=sin, lumine=luz), lo que significa que los alumnos son seres “sin conocer lo que tienen que aprender, sin cuestionar o dudar de la palabra del profesor”. Esta demás decir que en la actualidad la palabra “alumno” no cabe, puesto que gracias al avance de las tecnologías, las ciencias y la capacidad cognitiva del ser humano, cada vez poseemos más información a nuestro alcance como también medios, métodos y procesos para la obtención de la misma. Todo esto es necesario para aprender, y para saber como aprender. Es decir, los avances mostrados a través de la información y los procesos que tenemos para la aprehensión y búsqueda de la misma nos ayudan para conocer lo que se debe aprender, cuestionar lo expresado por los demás y con ello aprender a dudar de la palabra del docente y todo aquel que de algo como certero, en el sentido de querer saber el por qué de las cosas ahondando en la información cada vez más. 

La información se genera gracias al conocimiento nuestro y de los demás, y, el conocimiento se genera gracias a la información que percibimos, recibimos y hacemos nuestra. La información, según Fernández (2010), “se compone de datos y acontecimientos”, mientras que el conocimiento “se relaciona con la comprensión y el significado que se da a la información”. Por ello, es importante generar conocimiento a partir de información, en otras palabras, a partir del conocimiento generado por la información que aprehendemos, generar mas información que nos sea útil y de ser posible compartirla o darla a conocer de una u otra manera. Esto permitirá aprovechar nuestro propio conocimiento para no volvernos unos entes repetidores de información y comprender también el aprendizaje al que constantemente estamos sometidos en la actualidad. 

El saber se construye individualmente y también en grupo pero es necesario el dominio propio para determinada acción. Por ello es importante tener en cuenta el valor de la autoestima en esto y saber como esta se involucra en dicho proceso. La autoestima es importante para generar resultados positivos y es gracias a ello mantiene una buena relación con el aprendizaje y la educación, pues la persona es la protagonista en ello. El protagonismo es el elemento esencial para aprender, debido a que eso nos vuelve independientes a través de un rol activo en el proceso enseñanza-aprendizaje, logrando así autonomía personal. Para comprender mejor esto habrá que reflexionar sobre lo que hacemos y como lo hacemos para luego preguntarnos ¿habrá otra forma mejor?. Pues no hay que depender de factores externos como la calidad docente, infraestructura o clima. Hay que aprender a aprender por sí mismo para lograr la ya mencionada autonomía personal. 

¿Por qué y para qué estudiamos?, ¿Qué podemos cambiar para aprender mejor?. Estas interrogantes ayudarán a reflexionar y a su vez a descubrir el potencial latente o manifiesto en nosotros como estudiantes. Latente se refiere al que esta dentro de nosotros pero no logramos manifestar, mostrar a través de nuestro actuar. Lo manifiesto hace referencia a lo que se muestra a través de nuestro accionar, en la interacción con los demás. 

En la actualidad se espera que la calidad del docente defina la calidad del aprendizaje, cuando esto debe ser dejado atrás debido a que actualmente el estudiante debe lograr su propia autonomía y esta se dará gracias a la motivación y auto-reflexión que realice. 

Tanto el docente como el estudiante se han acomodado en su rol esperando tanto uno como del otro sin pensar en ellos mismos, en dar el primer paso. No sirve de nada tener un docente buenísimo en su área sino se le aprovecha a través de la generación y expresión de constantes interrogantes, pues no debemos de permitir la aceptación y repetición de una sola información recibida. Es el estudiante quien debe poseer la capacidad e interés investigativo para generar su propio conocimiento a partir de la información que recibe y así no cumplir la función parásita o de repetidor. 

Por esto y más se necesita que el estudiante esté motivado y sepa muy bien trazar sus metas y comprender adonde llegará con ellas, pues las mismas definirán la utilidad del aprendizaje y conocimiento generado en su vida. 

Las exigencias crecen con el pasar del tiempo y la información se encuentra en una actualización constante, esto gracias a los diversos procesos que existen hoy en día para generar el conocimiento. La invitación es a ser participes de ello, no perder la chispa y capacidad de asombro ante lo que nos rodea puesto que el asombro “es una actitud humana frente a la realidad, pero una actitud diferente a las actitudes cotidianas” Picardo Joao (1998). 

Estudiar sin saber lo que queremos es como vivir la vida sin aprovecharla. El conocimiento generado por nosotros mismos sera útil para nosotros y, en su momento, para los demás. Ver el saber como herramienta ayuda a comprender el por qué la preparación y constante actualización nos llevarán lejos, donde quizá un día soñamos estar o llegar.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

By Hjalmar Hernandez Perez
Originalmente para el curso INTERNET HISTORY, TECHNOLOGY AND SECURITY. (www.coursera.org)


Internet como una herramienta para la libertad. Desde que sus creadores le imprimieron un aura de libertad, este valor, que al hacerse una red mundial, se transmitió a todos los usuarios, especialmente a los más jóvenes.  Al respecto Manuel Castells cita: Internet fue diseñada como una tecnología abierta, de libre uso, con la intención deliberada de favorecer la libre comunicación global. Y cuando los individuos y comunidades que buscan valores alternativos en la sociedad se apropiaron de esa tecnología, ésta amplificó aún más su carácter libertario, de sistema de comunicación interactivo, abierto, global y en tiempo escogido (Castells, 2011)

Es que la red como la conocemos hoy ha transformado los valores de nuestra sociedad, y de repente volvió al ciudadano común en parte importante del engranaje de la información (lo cual en el pasado estaba reservado a las elites), muchos nos convertimos en fotógrafos (flickr), artistas (artelista), escritores (blogger y wordpress), en fin nos dio un nuevo rol.
Este nuevo rol deriva en que se vaya desarrollando no solo software si no también un nuevo punto de vista con respecto al uso que como ciudadano le vamos dando a la red y sus componentes derivados o con alguna relación. El problema quizá radica en que muchas veces nos dejamos llevar por la moda o por el rumbo que tomen los miembros de mi círculo con respecto al uso de la red. Tanto es así que terminamos con una fiebre Facebook que no tiene trascendencia en nuestro ámbito laboral o personal.

De lo anterior parece poco previsible o posible hablar sobre cómo será la red en los próximos 10 o 20 años. La internet Society (http://www.internetsociety.org) plantea cuatro posibles escenarios: (Desconocido, 2013)
  • Common pool scenario. La gente proveerá soluciones en línea y de código abierto la mayoría, dejando libre la internet como hasta hoy
  • Boutique Network scenario. El futuro será a través de un acceso único en cual podamos acceder a los nuestros. Pero el problema es que será a través de intranets.
  • Moats and Drawbridges scenario. Igual que el anterior pero las intranets tendrán un acceso a otros países a través de conexiones autorizadas por los gobiernos o corporaciones.
  • Poruos garden Scenario. Seremos tan dependientes de las aplicaciones que esto podría derivar en que los desarrolladores se alineen en pro de una corporación lo cual derivara en una guerra de software.

Y enmarcado así me decanto por el primer escenario ya que es el más probable de los planteados por la ISOC.
Desde mi punto de vista habrán dos posibles escenarios de internet en 20 años, la red se desarrollara en dos vertientes: la de usuarios y la de empresas. Dentro de la rama de Usuarios, estarán todas las aplicaciones dirigidas al consumidor final de software (que envolverán distintas áreas, desde diversión hasta utilidades para la productividad), dentro de la rama empresarial serán los software que implementen la nube como canal para llegar a los clientes.

La internet en si necesitara de que evolucionen los gadgets hasta hoy existentes “Es de esperar que durante los próximos años continúe el proceso de miniaturización de los circuitos apoyado en el incremento de potencia de los microprocesadores tal como ha sucedido desde los años sesenta, según la ley de Moore, por la que, como se ha señalado en un capítulo anterior, la capacidad de estos componentes se multiplicaría por dos cada 18 meses mientras su precio real disminuye. Por tanto, si durante los próximos años continúa la miniaturización, los aparatos a través de los que se accederá a Internet serán cada vez más potentes y tendrán más prestaciones con un tamaño cada vez menor. Esto permitirá que existan más aparatos de conexión inalámbrica con un enorme nivel de autonomía (BADIA, 2002)

Tendremos un panorama propicio para la creación de más conocimiento y la difusión de más información, las aplicaciones y los dispositivos móviles estarán a la orden del día. La conexión mejorara grandemente aun en países de poco desarrollo y por lo tanto habrán mas personas conectadas. Lastimosamente, creo, habrá una brecha digital terrible la cual los ciudadanos como nosotros debemos ayudar a disminuirla sin esperar que los gobiernos locales hagan algo al respecto (que por cierto utilizaran de lleno los mass media para lograr convencer a los votantes)

BIBLIOGRAFIA.
1)                  BADIA, F. (2002). LA CAIXA COMUNICACIONES. Obtenido de http://www.pdf.lacaixa.comunicacions.com/ee/esp/ee28_esp.pdf
2)                  Castells, M. (Octubre de 2011). Leccion inicial curso academico UOC. Obtenido de http://www.uoc.edu/web/esp/launiversidad/inaugural01/intro_conc.html
3)                  Desconocido. (2013). iNTERNET SOCIETY. Obtenido de http://www.internetsociety.org/internet/how-its-evolving/future-scenarios



viernes, 13 de septiembre de 2013

Por HJALMAR HERNANDEZ
El positivismo es una disciplina teórica cuyo objetivo es estudiar el conocimiento científico y sus procedimientos. “El positivismo es una corriente o escuela filosófica que afirma que el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, y que tal conocimiento solamente puede surgir de la afirmación de las teorías a través del método científico.” (VARIOS, 2013)
De las afirmaciones anteriores se dice que en el positivismo se busca la respuesta o explicaciones a los fenómenos a través del método científico. Por ende la razón es considerada como la única fuente de conocimiento y explicación de la realidad.
El problema de este punto de vista es que forja a un individuo inflexible y con un comportamiento hasta cierto punto sesgado y cerrado a toda opinión que no venga de un supuesto “conocimiento científico”. Esto es debido a que el aprendizaje se da mayormente de una relación vertical desde el maestro al alumno.
Hay dos tesis predominantes en el positivismo:
·         No admite como válido científicamente otros conocimientos, sino los que proceden de la experiencia, rechazando toda noción a priori y todo concepto total y absoluto.
·         El hecho es la única realidad científica, y la experiencia y la inducción, los métodos exclusivos de la ciencia.
Para comenzar el conocimiento viene del método científico a través de la inducción como método central para aprender.  Hay una predominancia del programa de estudios (la ciencia a experimentar) y el método (la forma de enseñar, que se supone debe ser apegada al plan de estudios) para de esta forma lograr que el alumno aprenda para la vida en función de su adaptación.
Se podrían enumerar varios aportes del positivismo a la educación:
-          Ha contribuido históricamente a la construcción del conocimiento científico, hay que recordar que este punto de vista vino a sustituir a la escolástica.
-          Ha sistematizado el conocimiento científico sobre la sociedad al describir sus problemas en función de la adaptabilidad del individuo.
-          Ha provisto de bases epistemológicas a las ciencias.

Aunque hay que listar las cuestiones negativas del positivismo:
-          Crea seres mecanizados, útiles en función de sus conocimientos prácticos y saberes instrumentales.
-          No se le daba importancia a la capacidad del niño y el nivel de desarrollo del mismo.
¿Dónde podemos encontrar ejemplos o rasgos de positivismos en las practicas pedagógicas actuales?
·         Primero que nada desde que el ministerio de educación pide al maestro regirse al programa y olvidando los otros factores exógenos que rodean al alumno, ahí se percibe un rasgo positivista en nuestra época.
·         Valores y normas que se deben transmitir de generación en generación. (ejemplo: la forma de celebrar las fiestas cívicas)
·         Se da una práctica pedagógica positivista cuando un docente olvida los problemas que el alumno pueda tener cuando enfrenta el proceso de enseñanza aprendizaje (ejemplo: un alumno con hambre le cuesta mas aprender)
·         Trabajo en el aula como si fuera una receta a seguir. No permitiendo que el alumno agregue alguna forma innovadora de hacer las cosas.

Se pueden seguir citando ejemplos negativos o positivos (por ejemplo hay mucho de esta visión en áreas como fisiología  y ciencias sociales) pero se debe recordar que el positivismo ayudo a desarrollar nuevos paradigmas educativos que actualmente están en voga.

Bibliografía

VARIOS. (13 de SEPTIEMBRE de 2013). WIKIPEDIA. Obtenido de http://es.wikipedia.org/wiki/Positivismo



jueves, 22 de agosto de 2013

by hjalmar hernandez

Leer, un dulce postre para esta vida simple.

Cuando era un adolescente nunca pensé en leer más allá de unas pocas páginas.  Me cansaba, me aburría. Y el problema se acrecentaba cuando TENÍA que leer las obras que me sugerían en el tercer ciclo o en bachillerato.
Leer se volvió cotidiano, en un primer momento por escapar de la soledad que me rodeaba y después por el amor al conocimiento. Descubrí que al leer no solo me informaba sino que la información misma me daba una especie de poder sobre aquellos que no lo hacían.
Aunque suene maquiavélico esa fue una razón de peso para seguir leyendo. Claro mi punto de vista fue cambiando con respecto al tiempo y ahora lo hago por el placer de conocer, e insisto, el amor al conocimiento.

¿Para qué leer?
En vez de los afiebrados argumentos que pocos entienden, me decanto  por las palabras de Jorge Luis Borges: “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta “el modo imperativo”. Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre lo dejen; que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz"
Es que la felicidad de leer no se puede medir en función de lo que leas sino de la actividad misma de leer. Es lo que tu cerebro elucubra lo que te hara trascender y sentirte pleno de una lectura.

La vida esta hecha de instantes, y son ellos lo  que definen tu existencia.  Por ende nos toca saber elegir esos momentos, es en esos instantes que te puedes hacer acompañar de un libro. Cada libro tiene su ocasión, su oportunidad. Algunos solo te acompañaran en una tarde aburrida de agosto y no volverán, otros estarán junto a ti toda tu vida, ya sea porque te ayudaron a crecer como humano o porque estuvieron en algún momento especial que viaja contigo hasta el final.

En mi caso particular tengo varios libros que me ha ayudado a entender mi mundo (“La Insoportable levedad del ser” de Milán Kundera por ejemplo) otros me han sacado de mis tristezas y me han hecho viajar por otros mundos (“El Señor de los Anillos” de J.R. Tolkien), y claro los libros de rigor que tengo que leer para mantenerme más o menos al día con mi trabajo.

Asi que la próxima vez que te preguntes ¿Para qué leer? No pienses en los beneficios en materia de salud que te pueda dar la lectura a largo plazo (1) sino que piensa en que todo lo que hayas leído te servirá para saber elegir las cosas en tu vida que merezcan la pena gastar nuestro recurso mas valioso y no renovable: el tiempo.


sábado, 29 de junio de 2013


Por George Navas.

Cuando tu pareja se acerca hacia ti, y te otorga un detalle inesperado ¿Qué sientes? ¿Alguna vez te lo has preguntado? Quizá y reacciones con una sonrisa y experimentes euforia, o simplemente te muestras impresionado ante el hecho de recibir algo cuando no lo esperas. Si caminas por la calle y de pronto eres víctima de un asalto ¿Qué es lo que haces? ¿Te muestras fresco y cedes al proceso, o, reaccionas a la defensiva intentando así evitar lo inesperado?

Hablar sobre sentimientos y emociones resulta en la mayoría de veces, en palabras sencillas, como bastante confuso. ¿Por qué? Pues, cuando hablamos respecto a lo que sentimos tendemos a confundir el sentimiento y emoción a la vez. Para tener una referencia más clara, iniciaremos por definir que es una emoción, y luego, que es un sentimiento.

La emoción puede entenderse como un “estado animado del organismo marcado por muchos cambios fisiológicos” (Cliford T. Morgan). Esta se da por impresiones de los sentidos y las mismas son momentáneas. Ocurren de un momento a otro y en ello se altera o excita principalmente el sistema simpático del sistema nervioso autónomo. Este también es conocido como “sistema de emergencia” puesto que se activa, principalmente, en situaciones que el cuerpo requiere de más energía de lo normal. Por ejemplo, cuando estamos en peligro, muchas veces luego de haber vivido el hecho nos preguntamos o decimos ¿no sé cómo hice o saque fuerzas para hacer eso? Y exteriorizamos a los demás lo increíble que rodea la acción realizada anteriormente.

El sistema simpático, como el parasimpático es parte del sistema nervioso autónomo, como antes lo hemos mencionado.  Entre sus cambio más notables podemos mencionar que aumenta los latidos del corazón, dilata las pupilas y estimula las glándulas suprarrenales, mientras que en el parasimpático es antagónico al mismo. La palabra autónomo nos da la idea de que se activa de manera automática o involuntaria, es decir, sin que nosotros lo queramos.

La excitación, es común a toda emoción. Hay centenares de variedades de emoción, todas ellas distinguibles por medio de nombres. Tres clases básicas con:

El temor: se adquiere merced al condicionamiento, por observar a otros, por oír relatos de terror o por la maduración perceptual.
La ira: es una respuesta a la frustración de motivos, a lesiones o insultos o a la observación de la conducta agresiva de otra gente.
El placer: es la reacción a la satisfacción de un motivo.

Y la gran mayoría de sus matices son alguna combinación de ellas.

Las emociones también pueden clasificarse en tres categorías, las cuales son: positivas, negativas y neutras.

Dentro de las categorías podemos acomodar algunas emociones de la siguiente manera:

Emociones Positivas: estas son emociones agradables que se experimentan, valga la redundancia, en momentos agradables, como por ejemplo la felicidad, amor, cariño, humor.

Emociones Negativas: estas no son como las anteriores, se producen en momentos desagradables, como cuando sucede una amenaza o se vive una perdida, por ejemplo miedo, ansiedad, ira, hostilidad, tristeza, asco. Estas tienden a ser más prolongadas en el tiempo que las positivas.

Emociones Neutras: no son agradables ni desagradables, ni positivas ni negativas, pero comparten características de ambas. Se asemejan a las positivas en su brevedad temporal y a las negativas en la gran movilización de recursos que producen. Por ejemplo podemos tomar la sorpresa.

Las emociones también pueden clasificarse en básicas y no básicas. En las emociones básicas se produce una forma constante de afrontamiento (movilización para la acción) mientras que en las no básicas esto no se produce. Las básicas, además, poseen una expresión facial concreta y de carácter universal.

Las emociones no básicas se obtienen a partir de la mezcla de emociones básicas, por ejemplo, los celos serían una mezcla de ira, tristeza y miedo.

Entonces, tenemos claro que la emoción es momentánea, y, aunque parezca muy sencilla no lo es. Pues la complejidad que le acompaña es notoria al entrar más en materia. A diario vivimos emociones, desde el momento que empezamos nuestra rutina diaria hasta terminarla. Incluso, cuando nos percatamos del proceso de la comunicación en la sociedad podemos darnos cuenta que el mismo conlleva un intercambio emocional segundo a segundo. Las emociones poseen expresiones universales en el lenguaje corporal del ser humano. Podemos notarlas en la expresión facial, corporal, el lenguaje, tono de voz, etc.

Incluso, los perfiles en las redes sociales no se libran de lo mismo, y en ellos podemos notar con mucha más claridad lo expresado anteriormente. Son, más que nuestro espacio en la web, un medio para el proceso constante de intercambio de emociones.

En cuanto al sentimiento, lo podemos definir como el resultado de la emoción. “Impresión y movimiento que causan en el alma las cosas espirituales” (según la RAE). Es decir que, el sentimiento es más complejo que la emoción misma.

A diferencia de las emociones, los sentimientos son más persistentes y duraderos, más profundos y más espirituales. Su manifestación externa es más débil que la de los sentimientos. “Es un estado habitual del alma, del yo, más que una reacción ante algo que nos sucede” (Juan Manuel Burgos).

Podemos decir también que es un estado de ánimo que se relaciona con la toma de consciencia de una emoción. Los sentimientos implican subjetividad, son vividos como estados del yo. También se dice que el sentimiento ese distingue básicamente de la emoción por estar revestido de un número mayor de elementos intelectuales y racionales. En el sentimiento ya existe alguna elaboración en el sentido de entender y comprender.

Las emociones de manera consecutiva generan lo que son los sentimientos. Es decir que no puede existir un sentimiento sin antes haber una emoción. Gracias a las emociones y la persistencia de las mismas es que podemos generar un sentimiento. Para tenerlo más claro recurramos al recuerdo de cuando queremos conquistar a esa persona que nos atrae. No generamos amor de un momento a otro, vamos paso a paso, quizá generando sonrisas, pequeños momentos de alegría, bienestar y gracias a esa prolongación es que podemos generar el amor.

Al igual que con las emociones, los sentimientos los podemos dividir en tres categorías mencionadas anteriormente, las cuales son positivos, negativos y neutros.

Pero según Antonio Damasio, podemos distinguir tres tipos de sentimientos:

Sentimientos de Emociones universales básicas: Felicidad, tristeza, ira, miedo y asco. Son los que corresponden a perfiles de respuesta del estado corporal que en gran parte están pre-organizados y son percibidos fácilmente.

Sentimientos de Emociones universales sutiles: Variaciones sutiles de las anteriores como euforia, éxtasis (felicidad), melancolía y nostalgia (tristeza), pánico y timidez (miedo), remordimiento, vergüenza. Este tipo de sentimientos nacen de las variaciones sutiles del estado emocional del cuerpo y del estado cognitivo.
  
Sentimientos de fondo: Se origina en estados corporales “de fondo” y no en estados emocionales. Este tipo de sentimiento es el sentimiento de la vida misma, el sentido del ser.

Un sentimiento de fondo no es lo que sentimos cuando saltamos de alegría, o cuando estamos abatidos por el amor perdido, estas dos acciones corresponden a estados corporales emocionales. Un sentimiento de fondo corresponde al estado corporal predominante entre emociones. Ya que cuando sentimos alegría, ira u otra emoción, el sentimiento de fondo ha sido reemplazado por un sentimiento emocional.
Por ello, con toda probabilidad, son estos sentimientos y no las emociones, las que experimentamos de manera más frecuente durante la vida. Aunque sólo de manera sutil somos conscientes de un sentimiento de fondo. Uno de los objetivos de la Inteligencia Emocional, consistiría en conocer y percibir de la manera más sutil este tipo de sentimientos.

También existen sentimientos corporales, los cuales menciona Juan Manuel Burgos en su libro Antropología: Una guía para la existencia. Los cuales hacen referencia a los estados del cuerpo, al frio, calor, etc. Estas en sí, son las que conocemos como sensaciones. Las sensación es “la impresión que las cosas producen por medio de los sentidos” según la RAE.

Recordemos la importancia que mencionamos al principio, el saber identificar un sentimiento y una emoción, ya que esto nos ayudara para poder percibir de mejor manera las cosas y así, no caer en el error de confundir las cosas en determinado momento. Parte de la necesidad de lo mismo se hace notar cuando nos tornamos confundidos y no sabemos cómo hacer para despejar nuestras dudas en una relación ya sea sentimental o interpersonal.

En fin, podemos decir entonces que la emoción es temporal, y, que los sentimientos son más prolongados que una emoción o permanentes. Saber diferenciar entre ambos nos ayudara en la vida para ser más conscientes en lo que pasamos día con día y a la vez, ser más atentos ante la conducta de los demás y que así, no seamos engañados y quizá a lo mejor en algún momento podamos notar cierta necesidad ayudar a los demás en lo que sea necesario.

No hay que aprenderlo al pie de la letra, insisto, solo quizá sea necesario ser más conscientes de lo que vivimos y así podamos ser más precisos a la hora de exteriorizar a los demás lo que sentimos en determinado momento.

sábado, 1 de junio de 2013

Por George Navas
Para: curso “Pensamiento Científico” en www.coursera.org

Sobre ¿Qué es la ciencia?
Nacer, crecer, reproducir y morir, más allá de esos términos vale la pena cuestionarnos sobre el hecho mismo, sobre la vida. A diario despertamos y tratamos de ser parte de la cotidianidad, la cual nos marca desde el inicio de las actividades hasta el final. Pero, cabe preguntarnos: ¿Qué pasaría si día con día tratamos de ser un poco más reflexivos sobre lo que realizamos? Quizá podamos desempeñar cualquier actividad de la mejor manera, incluso, aplicando parte de la ciencia podemos ver de mejor manera toda situación.

La ciencia se define de muchas maneras, entre ellas nos dice Gershenson que es la que “trata de entender el mundo y buscar “verdades””; entonces, como el mismo lo recalca, las utilidades de la scientĭa son muchísimas, mejor aún si la comprendemos y podemos aplicarla. Aunque vivamos dentro de una monótona rutina, siempre dentro de ella habrá cosas distintas, quizá en muchas de ellas pasamos desapercibidos, pero, de no ser así, podemos buscar la manera de comprenderlas y ver la ventaja o desventaja que tienen las mismas sobre nosotros. Por naturaleza como seres humanos tenemos la necesidad de comunicarnos, y, dentro de la actividad misma del comunicar le agregamos y quitamos datos o en varias veces información que resulta relevante para transmitir el mensaje. Si hablamos de verdad, cabe mencionar a la mentira, puesto que, a partir de conocer la verdad nosotros mismos podemos cuestionarnos sobre si en verdad en necesario darla a conocer como tal. Lo relativo se hace presente, pero es algo que no podemos hacer a un lado. Este hecho se debe a que cada quien puede conocer algo, pero, depende la manera de aprehenderlo, es decir, depende de la perspectiva que el sujeto tenga ante el objeto. “Uno y el otro son lo que son, en cuanto que son para el otro” de esa manera nos explica el papel de cada quien Hessen, en la teoría del conocimiento. Entonces, nosotros cumplimos la acción de la aprehensión, mientras que lo que aprehendamos deber ser aprehensible para nosotros mismos.

Eso no se discute, el hecho de que llueva mientras vamos tarde al trabajo o al estudio, más allá de una barrera, representa quizá un suceso que nos sirve para percibir la perfección y belleza de la naturaleza. Para poder percatarnos de aquello que ignoramos, para así lograr conocer lo que muchos conocen y explican desde su punto de vista. Un campesino, por ejemplo, no hablara en mal de la lluvia, debido a que es necesaria para que crezcan sus cultivos. Un niño que camine hacia su escuela puede utilizarla de excusa para no ir, y a la vez, para divertirse mientras juega bajo las gotas de agua en el patio de su hogar. Con esto podemos notar que a cada suceso se le saca provecho a conveniencia, recordando que, la verdad depende del contexto, lenguaje, sociedad, cultura y lógica. Ahora quizá ya veamos lo que nos pasa a diario de manera distinta.

 Sobre lo epistemológico y lo ontológico.

Toda persona que tenga una especie de interacción con nosotros puede que use lo que nos dice a su conveniencia o nos diga cosas que ni el comprende. Véase la labor de un docente en los centros educativos y los compañeros y jefes del trabajo que desempeñamos. Recordemos el hecho epistemológico y ontológico en la adquisición del conocimiento. Quizá nosotros justifiquemos nuestra llegada tarde, pero, dependerá de lo que vivimos. Ontológicamente las cosas son como son, sin necesidad de nuestra opinión y juicio, quizá esto nos respalde pero a la vez nos perjudique también.

El expresar un argumento requiere de nuestra posición en la idea misma, debido a que cada quien puede opinar sobre ello dependiendo de cómo lo perciba. Quizá siempre emitimos juicios desde el punto de vista epistemológico, olvidando así lo ontológico de lo mismo.

Si vamos a usar de la ciencia en nuestra vida, recordemos que la misma se basa en métodos que debemos de recordar. No solo basta con aplicar una manera de ciencia, sino, que debemos hacer lo posible para aplicarla como tal, para que así, los resultados se encuentren respaldados por los métodos mencionados anteriormente y ellos nos sirvan en un momento que necesitemos cuestionarnos sobre lo aprehendido.
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!